¿Quién no disfruta de un paseo en automóvil? ¿Qué puede ser mejor que viajar con la tranquilidad de saber que, si te para por control un oficial de tránsito, están todos los papeles en regla y al día? En la actualidad el automóvil se ha convertido en una necesidad de primer grado, tanto es así que las reglamentaciones obligan a todo vehículo motorizado a contar con un seguro para protección propia y del tercero. En Chile, la ley Nº 19.887 obliga a todo propietario de un vehículo motorizado, remolque o carga a contar con un seguro que permita pagar gastos de hospitalización o atención médica, quirúrgica, farmacéutica y dental, o de rehabilitación de una persona que sufra un accidente de tránsito. Con el avance de las tecnologías y el acceso ilimitado a la información, es muy fácil realizar una comparación en cuanto a los precios y distintos valores que operan en el mercado de los seguros.El propietario y/o conductor del vehículo participante queda exento de toda responsabilidad civil y económica; se genera una relación directa entre la empresa aseguradora del medio de transporte y la persona que reclama el pago de la indemnización correspondiente. Son muchas las compañías que brindan este servicio y es por eso que existen diversos valores del seguro obligatorio automotriz. En este artículo trataremos de profundizar y dar una información más completa sobre este tema. 

 Con internet, telefonía celular, e-mail, etc. los clientes tienen la posibilidad de averiguar en poco tiempo toda la información que requieran para asegurarse de que su compra sea la adecuada. Simplemente mandando un correo electrónico pueden obtener una cotización al instante. Son muchas las empresas que otorgan este servicio, por ejemplo: Mapfre, Rsa, Santander, Seguros Falabella, Penta, etc. Es necesario recordar que esta Ley obligatoria no tiene como objetivo cubrir el daño de vehículos, sino que se concentra en amparar riesgos de lesiones corporales y/o muerte que se puedan ocasionar a terceros. Para tener una referencia en cuanto a los valores del seguro obligatorio automotriz tomaremos una compañía que cuenta con una trayectoria de más de 20 años en el negocio. Penta Security ofrece este servicio por un valor aproximado (vehículo station wagon – jeep) de $8.000, mientras que el precio del seguro para una camioneta o furgoneta ronda los $12.000. Por su parte, Seguros Falabella ofrece los mismos servicios para autos desde $5.890 mientras que para camionetas, el precio aumenta a $8.490. 

Toda póliza ofrecida cuenta con una vigencia de 1 año y luego puede ser renovado. A continuación desarrollaremos de qué manera se debe actuar en caso de un siniestro. 1- Dejar constancia inmediata del accidente en la unidad policial más cercana. 2- Solicitar certificado del accidente al tribunal competente, en el cual se dispongan todos los datos de los vehículos participantes y de las personas involucradas. 3- Informar a la aseguradora y presentar el certificado del accidente, y todo documento pertinente que acredite la muerte de la persona, los gastos médicos ocurridos, etc. En un plazo de 10 días, el participante en el accidente, su conyugue, sus hijos o la persona declarada como heredera, podrá cobrar la suma indemnizatoria correspondiente. Es importante tener en cuenta los servicios que ofrece cada empresa aseguradora. A la hora de la selección no debemos tener en cuenta solamente el valor del seguro obligatorio automotriz sino que debe estudiarse la mejor opción en cuanto a trámites, papeleríos, servicios de atención al cliente, etc. Si te intereso, te recomendamos Precios pólizas para autos Chile.




En el presente escrito, vamos a describir cual es la necesidad e importancia del tipo de cobertura, Seguro Obligatorio Automóvil. Explicaremos  y dejaremos en claro como es el funcionamiento de esta póliza, sin dejar de lado ningún ítem fundamental. Como lo dice el título, este tipo de seguro se impone de manera obligatoria en toda Latinoamérica.

Los códigos civiles de cada país de la región dejan establecidos claramente que toda persona que conduzca un automóvil deberá tener algún tipo de seguro en caso que suceda un siniestro, si bien cada legislación lo expresa a su manera, el punto en común es la obligatoriedad. Lo indispensable es tener al menos cobertura contra terceros que sufran alguna lesión, y además responsabilidad civil para las mismas situaciones. La forma de demostrar que el conductor está asegurado, es que el mismo tenga en su vehículo el comprobante oficial que entrega la empresa aseguradora. 

Para la contratación del seguro obligatorio, el automóvil debe estar en condiciones legales y técnicas de ser asegurado. Este tipo de póliza suele ser anual y renovable, y se pueden arreglar con cualquier compañía autorizada por el órgano de contralor pertinente.

Ahora vamos a describir una situación que por lo general es muy recurrente en foros de internet, así como una duda en general de todo conductor: ¿Qué sucede si al momento de que se realiza un siniestro el auto no está asegurado (sea por no haber contratado o por estar fuera de vigencia)? Cuando sucede este tipo de situación, es el conductor o el propietario el que tendrá que responder como responsable solidario por los daños causados, y aquí vale aclara que en caso que el mismo no se solvente, o que el automóvil que produjo el accidente no sea identificado, el afectado no podrá recibir ningún tipo de resarcimiento.

Queda claro que con que solo suceda un accidente, y que el automóvil esté asegurado, la empresa que brinda el servicio tendrá que hacerse cargo de los daños a terceros con seguridad, y de los propios dependiendo el tipo de póliza contratada. En estos casos, el cliente que ha contratado la póliza, no puede dejar pasar más de 2 años para presentar la papelería que se requiere para que el seguro afronte económicamente  la situación.

Para abordar la temática del precio que una póliza obligatoria del automotor puede tener, se necesita hacer foco en unas cuantas variables que son las mismas más allá de la compañía que el cliente elija. Los datos fundamentales son: son marca, modelo, año de fabricación y a su vez ciertas características del conductor como edad y sexo. Estos dos últimos puntos, si bien parecen que no son de mayor importancia, si la tienen ya que las aseguradoras utilizan los datos estadísticos para que funcione su empresa, y estos datos demuestran por ejemplo que los hombres entre 25 y 35 años, son los que más se involucran en siniestros.

Como cierre, queremos comentar acerca de las nuevas formas de contratación de este (y otras) pólizas de seguro. Si bien la forma tradicional aún existe, hoy en día tenemos páginas webs especializadas que agrupan importantes empresas de seguros. De esta manera, solo completando un pequeño formulario con los datos del vehículo (los arriba descriptos) todas las compañías enviarán un presupuesto. Por lo que el cliente no debe moverse de su hogar para realizar la contratación.