En este informe haremos una descripción, los más detallada posible, acerca de la cobertura que nos otorga el seguro obligatorio automotriz, en caso que seamos participes de un siniestro vial. Este se trata de un seguro que debe ser contratado de forma obligatoria por todos los propietarios de vehículos motorizados y que tiene como principal fin el de indemnizar a aquellas personas que resulten lesionadas en un accidente de tránsito, en el cual el  automóvil asegurado tenga participación. Esta póliza, también conocida como seguro obligatorio de accidentes personales, está regulada por la Ley Nº 18.490, debe contratarse de forma anual y, como lo indica dicha ley, es requisito indispensable para la obtención de permiso de circulación. En caso de producirse un accidente, aquellas personas que resulten afectadas por el mismo deberán dejar constancia en la unidad policial que se encuentre más cercana, en la que deberán presentar el certificado del seguro, revelar los números de patentes de los vehículos implicados, identificar a las personas que resultaron lesionadas en el siniestro y solicitar de forma gratuita un certificado al tribunal competente o al ministerio público, en donde se señale la información referida al accidente. El conductor del vehículo cuenta con 30 días para notificar el accidente por escrito a la empresa aseguradora y tendrá un año para solicitar el pago de la indemnización.

Ya entrando más implícitamente al tema de la cobertura, el seguro obligatorio automotriz cubre los riesgos de muertes, incapacidad (ya sea total o parcial) y las lesiones que puedan sufrir las personas a causa del accidente en el cual intervino el vehículo titular de la póliza.  Se encuentran también incluidos aquellos gastos médicos relacionados con la atención pre hospitalaria, hospitalización, atención médica, quirúrgica, dental, farmacéutica, de rehabilitación y transporte sanitario. Este seguro protege al conductor del vehículo, a las personas que en él son trasportadas y a cualquier tercero que resulte dañado por el accidente de tránsito, como podría ser un peatón o un ciclista. En caso de muerte o de incapacidad permanente total (cuando se produce la perdida de al menos dos tercios de la capacidad de trabajo de la persona), la indemnización ascenderá a UF 300, disminuyendo a UF200 en caso de que la incapacidad sea permanente parcial (perdida igual o superior al treinta por ciento, pero inferior a las dos terceras parte de su capacidad). En concepto de gastos médicos, cubre un valor de hasta UF 300. 

El seguro obligatorio automotriz (SOAP) no cubre ni opera en determinados casos de accidentes que están identificados en la ley, entre los que podemos nombras los más comunes, que son a causa de carreras de autos u otras competencias, los ocurridos por sismos o por suicidios o lesiones auto inferidas. Con respecto a los trámites a efectuar, no será necesario contratar a un abogado, ya que son gratuitos y deben hacerse directamente con la compañía de seguros. Si un vehículo que no está asegurado causara un accidente, el mismo podrá ser sacado de circulación y quedará gravado con prenda sin desplazamiento, es decir, constituirá una garantía para poder responder a las indemnizaciones que el dueño deberá pagar por no haber contratado el seguro, que como ya dijimos, es obligatorio por ley, y su no tenencia implica una infracción que podrá ser penada a través de una multa. Si te intereso, te recomendamos leer Contrate SOAP para su coche.